Participación en el webinar “Presupuestos 2021, cruciales para la reactivación económica”

Nuestro Socio Fundador, César Sigüenza, participó junto con Marío García Lara y Luis Pedro Álvarez como moderador en el webinar Presupuestos 2021, cruciales para la reactivación económica organizado por República el pasado 15 de octubre de 2020. Por un lado el licenciado García Lara, socio-director de COPADES, se encargó de realizar un análisis técnico económico-financiero sobre el proyecto de presupuesto 2021 y  Luis Pedro Álvarez, ex-diputado del Congreso de la República, se encargó de puntualizar, los puntos conflictivos de la aprobación del presupuesto y el papel que la política juega. 

Como fue mencionado por los panelistas así como por el licenciado Sigüenza, como ciudadanos nuestro rol,  ya que Guatemala es una República, es mucho más activo que en otros tipos de organización estatal. Este rol ciudadano debe incluir analizar toda la política pública con la importancia e impacto que cada decisión realizada por un servidor público tiene, no sólo en el país, sino en la vida cotidiana de toda la sociedad. Un punto importante en el cual los ciudadanos debemos de ser mucho más activos es la aprobación del presupuesto anual, pues de este dependen el funcionamiento de las instituciones, así como el aporte tributario de los siguientes años.

El presupuesto anual debe ser aprobado antes del próximo 27 de noviembre por el Congreso de la República. Actualmente, el Congreso posee el proyecto de presupuesto realizado por el Organismo Ejecutivo. En este sentido, tiene básicamente tres opciones: a) no aprobar el presupuesto, b) aprobarlo como fue enviado por el ejecutivo o c) aprobarlo con modificaciones. Este tema fue el desarrollado en el presente webinar por los expositores, cada uno desde su perspectiva específica.

Guatemala en la actualidad tiene una buena reputación macroeconómica, sin embargo, esto puede cambiar con la tendencia de crecimiento en la deuda pública. Es por ello que el licenciado García Lara desarrolló la necesidad de ajustar el techo presupuestario. El techo presupuestario previsto por el proyecto de presupuesto 2021 es de aproximadamente 100 millardos de quetzales, menor al del año 2020. No obstante, esta disminución en realidad no puede ser evaluada de forma positiva, pues es una disminución que incluye la ampliación del presupuesto a raíz de la pandemia provocada por el COVID-19. La reducción gradual de déficit fiscal es vital para no perder la credibilidad del país frente a la comunidad internacional y, por esto, considera el expositor que es necesario reducir hasta un monto de 93 millardos de quetzales el techo del presupuesto.  A esto se suma lo expuesto por el licenciado Luis Pedro Álvarez, que comentó que aprobar el presupuesto actual se traduciría a un aumento de deuda de aproximadamente 85 millardos de quetzales. Además, relaciona esta tendencia de aprobar presupuestos que traen resultados adversos a la práctica llevado por los diputados, ya que sus decisiones van dirigidas normalmente más a los intereses de sus votantes impulsada por el populismo.  

¿Cuál es el peor escenario dentro de las opciones que tiene el Congreso? La no aprobación. Pero, ¿Por qué es este el peor escenario? El presupuesto del año 2020 fue ampliado debido a la crisis institucional y económica generada por la pandemia esto, consecuentemente, genera que el monto del techo del presupuesto sea inusual. Lo normal es que el presupuesto del Estado propuesto para el año siguiente, sea mayor o vaya en aumento, pero esta situación de excepcionalidad acaba con esta costumbre. El proyecto de presupuesto, a pesar de tener sus defectos, es menor al del año 2020 (107 millardos de quetzales). A raíz de eso, la no aprobación del proyecto ocasionará es un daño mayor  pues el presupuesto del año 2020 es aproximadamente 10 millardos de quetzales más caro que el proyecto presentado por el Ejecutivo para el año 2021.

Entonces, ¿Cuál es la mejor opción? 

La modificación. El mayor error del proyecto de presupuesto, según el licenciado García Lara, es la incompatibilidad de este con la Ley Orgánica del Presupuesto. Siguiendo la práctica de los últimos años, donde no se ha adaptado la Ley del Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado a la norma general, la Ley Orgánica del Presupuesto. En resumen, las normas a corregir son: a) las que permiten utilizar deuda para financiar el gasto corriente y b) las normas del manejo de donaciones. Además, deben ser  adicionadas otras normas que: a) blinden los recursos extraordinarios para la reactivación y b) establezcan la obligatoriedad de verificar bases de datos para programas sociales.  

Link para ver webinar